La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Apoyo a otras disciplinas

El papel de la enfermera: impulsar el apoyo familiar del paciente. Victoria Morena Frutos D.U.E del Hospital R. Lafora

La familia es la mayor fuente de apoyo social y personal de que pueden disponer las personas. Diversos estudios han mostrado que las personas que disponen de un sistema de apoyo familiar efectivo soportan mejor las crisis de la vida; así mismo el impacto del estrés es mucho menor que en las personas que no tienen este tipo de apoyo.

La pérdida o ausencia de apoyo por parte de la familia asociada a las diferentes fuentes de estrés que atravesamos a lo largo de la vida: enfermedad, descompensación de una patología de base, pérdida de un ser querido, separación de la pareja, problemas en el ámbito laboral, cambios en el rol…pueden interactuar, potenciándose y creando un alto nivel de vulnerabilidad individual. Por el contrario, el apoyo familiar en este tipo de situaciones proporciona un marco de seguridad en el cual la persona puede poner en marcha todas sus habilidades y conocimientos para resolver la situación generadora de estrés.

La valoración de las características de las familias  y de su disponibilidad como recurso de apoyo para el paciente es un elemento esencial en el trabajo de enfermería. Las intervenciones  de enfermería  deben enfocarse de acuerdo con los diagnósticos de enfermería y con unos objetivos de enfermería que varían según cada situación pero que en general se resumen a continuación.

Diagnósticos de enfermería:

  1. Trastorno de adaptación relacionado con la falta de apoyo social adecuado para cambiar los patrones de conducta, el estilo de vida y manifestado por el fallo a la hora de emprender acciones que prevendrían nuevos problemas de salud.
  2. Afrontamiento familiar inefectivo manifestado por falta de conductas orientadas al logro de objetivos y resolución de problemas; relacionado con apoyo social inadecuado.
  3. Afrontamiento defensivo relacionado con poco o nulo apoyo de las personas cercanas del paciente y manifestado por la negación del paciente de sus problemas y de su enfermedad.
  4. Deterioro de la comunicación verbal manifestado por dificultad para expresar  verbalmente pensamientos, emociones, sentimientos y relacionado con la falta de habilidades comunicativas para interactuar con otras personas significativas.
  5. Conflicto de decisiones manifestado por vacilación, indecisión  entre elecciones alternativas  y relacionado con un sistema de apoyo deficitario y con la existencia de fuentes de información múltiples o divergentes.

Intervenciones  de Enfermería:

  1. Ayudar al paciente a identificar qué personas significativas pueden servirle de apoyo en sus momentos de dificultad. Para ello nos podemos ayudar de un diagrama de apoyo emocional. Se trata de plasmar en un diagrama las fuentes de apoyo emocional codificándolas con los supuestos de fuente de apoyo fuerte, moderado y débil según el tipo de relaciones que descritas por la persona   y los posibles conflictos que hubiese en la familia.
  2. Mientras dure la hospitalización  informar al paciente acerca de su enfermedad e informar también a los familiares  del funcionamiento y organización hospitalaria. Se pueden facilitar otros horarios de visita, según sus ocupaciones y disponibilidad.
  3. Ayudar a la familia a identificar la sintomatología del paciente debida a su enfermedad de forma a resolver lo mejor posible los problemas que pudieran aparecer en el domicilio. Valorar la comprensión de la familia acerca de la enfermedad del paciente y sus consecuencias.
  4. Asesorar a los  miembros de la familia e insistir en la importancia de la toma de la medicación para evitar recaídas. Explicar la pauta de la medicación, horarios, dosis así como los efectos secundarios que pudieran aparecer en el paciente sin que por ello sea motivo de alarma sino más bien de consulta con un profesional. También es importante que los familiares  estén informados de las citas que el paciente realiza quincenal o mensualmente a su C.S.M. para ser valorado por su psiquiatra o de las citas con la enfermera del C.S.M. para la administración del fármaco inyectable.
  5. Implicar a la familia en el seguimiento y en los cuidados del paciente tanto durante el ingreso como al alta mediante charlas informativas. Se le aconseja la manera de que su hogar sea un lugar limpio y seguro fomentando la participación del paciente en todas las actividades familiares como ir de compras,  cocinar, pasear, evitando así el sedentarismo.
  6. Animar al paciente a que participe en diferentes actividades con otras personas que tengan intereses comunes, acudir a terapia ocupacional, o a los grupos de autoayuda fomentando las relaciones interpersonales y evitando el aislamiento y de manera a incrementar la red de apoyo social. Así como animar a los familiares a participar en Asociaciones de familiares de enfermos mentales. 
  7. Implicar a la familia en la toma de decisiones del paciente para solucionar los problemas existentes.
  8. Apoyar a los miembros de la familia  ofreciendo ayuda e interés de tal forma a aumentar el nivel de confianza. La enfermera establecerá  relaciones terapéuticas basadas en la empatía, la escucha y la aceptación con los familiares del paciente.

Así pues las actuaciones de enfermería para incrementar los sistemas sociales de apoyo deben enfocarse hacia  la ayuda al paciente en su proceso de adaptación a la nueva situación, el apoyo a la familia en la búsqueda y utilización de recursos sociales y también hacia el asesoramiento tanto al paciente como a sus familiares en el marco de la relación terapéutica.

Bibliografía:
Carpenito, L.J.: Diagnostico de Enfermería .Interamericana-McGraw-Hill, México, 1987.
Novel Martí G., Lluch Canut Mª, López de Vergara Mª. : Enfermería Psicosocial y Salud Mental. Masson, Barcelona, 2003.
Tejedor García Mª, Etxabe Marceil Mª.:Guía practica de informes de enfermería en salud mental. Glosa, Barcelona, 2007