La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental , apoyo a otras disciplinas    

Tu corazón fuente de vida
Alejandra Carmona Franco, Editora y Coordinadora de la sección

El corazón es uno de los principales órganos vitales del cuerpo humano. Cuando se produce una enfermedad coronaria se produce una reacción a todos los niveles, dándose una nueva realidad biológica, psicológica y social que es importante cuidar.

Hoy en día entendemos al ser humano como un todo complejo, en una realidad biológica, psicológica y social, donde todas las variables influyen unas sobre otras, y donde la división en compartimentos estancos no hace más que reducir el entendimiento de lo que le ocurre al ser humano.

En psicología se trabaja en una rama llamada psicología de la salud, encargada de abordar aspectos que ponen en relación la importancia de la mente y su influencia en los procesos de enfermedad. Con esta idea es fácil entender que las aportaciones de la psicología se encuentren en un amplio abanico de especialidades médicas, ya que la experiencia nos dice que los aspectos psicológicos y sociales de cada individuo pueden llegar a tener una mayor importancia que las propias causas biológicas, en el origen y evolución de algunas enfermedades.

La medicina psicosomática aborda estas relaciones teniendo en cuenta la influencia de factores como la propia vida de la persona, sus experiencias, su herencia y genética, y que hace que cada ser humano sea único, que su reacción ante una enfermedad sea particular y que el manejo de ésta también sea exclusivo. En esta línea se entiende que en las enfermedades se da la presencia de estados emocionales, de pensamientos sobre lo que supone estar enfermo, de los problemas añadidos que conlleva la enfermedad respecto al tratamiento, la calidad de vida, el pronóstico, etc.

Así, dentro de las enfermedades psicosomáticas uno de los grupos estudiados ha sido el relacionado con el sistema cardiovascular, donde se incluyen la hipertensión y las cardiopatías, como las más conocidas.

A grandes rasgos, la cardiopatía se da por la acumulación de tejido en el interior de las paredes del corazón, que produce una alteración en su funcionamiento dificultando la capacidad de bombear sangre, y que provoca la disminución del riego sanguíneo.

La hipertensión hace referencia a la presencia de forma mantenida en el tiempo de cifras tensionales elevadas, y que no tienen relación con la elevación puntual y normal de la tensión ante circunstancias específicas (como por ejemplo cuando se realiza ejercicio).

En los orígenes de estas enfermedades influyen factores que no se pueden modificar como la edad, el sexo, y el componente hereditario. Otro grupo de factores son los que tienen que ver con las conductas que el sujeto ha mantenido a lo largo de su vida como el consumo de tabaco y de cafeína, o el mantenimiento de una dieta rica en grasas y carbohidratos refinados; o trastornos producidos por una inadecuada salud como la obesidad o el colesterol. Un último grupo de factores que influyen en el origen y mantenimiento de los problemas del corazón son los factores emocionales, fundamentalmente el estrés, la ira o el patrón de conducta de Tipo A, lo que sitúa a las enfermedades coronarias entre las más relacionadas con la calidad de vida.
Pero además de los posibles procesos que influyen en la presentación y origen de estas enfermedades, también es importante tener presente lo que ocurre una vez la enfermedad se ha manifestado. Cuando se produce una enfermedad física de cualquier tipo, la persona tiene que realizar un proceso de adaptación física, mental y emocional para asumir y afrontar su nueva condición de salud, y que influirá en todas las áreas de su vida: individual, familiar, laboral y social.

Si esta acomodación a la nueva situación no se da de forma adecuada aparecerán reacciones en la persona perjudiciales para el proceso global. En este momento por ejemplo, la persona puede verse invadida por un intenso miedo, o por el contrario puede adoptar una actitud de negación de los hechos o de la gravedad de los mismos. Respecto al miedo, puede darse tanto ante la posibilidad de que pueda volver a darse otro infarto, como a la posibilidad de que la enfermedad conlleve la muerte. Estos temores pueden provocar que la persona se aísle, o no quiera realizar actividades cotidianas y condicionar su ritmo diario de vida, lo que a su vez genera sentimientos de incapacidad. Y respecto a la negación, la persona puede pasar al polo contrario, realizando conductas de riesgo para su salud. Es muy frecuente también la aparición de respuestas emocionales como la depresión y la ansiedad, tanto en el momento de la aparición de la enfermedad como a lo largo de su evolución.

Con este conjunto de factores, los equipos médicos se encuentran ante la complejidad de un tratamiento que requiere muchos cambios para intentar conseguir una óptima recuperación de la persona. Las principales actuaciones del cardiólogo y de su equipo irán encaminadas a tres bloques de intervención: en primer lugar el control biológico de la enfermedad; en segundo lugar la educación respecto a criterios de calidad de vida saludables entre los que se encuentran la eliminación del consumo de tabaco y estimulantes, y la implantación de dieta equilibrada, ejercicio regular, sueño y descanso adecuados, etc; en tercer lugar encontramos las estrategias de intervención encaminadas a controlar los factores emocionales.

En este tercer bloque es donde el apoyo y tratamiento psicológico se puede hacer necesario para controlar el estrés, modificar pensamientos, asumir el nuevo rol ante la enfermedad, modificar las reacciones ante la ira, establecer nuevas actuaciones en las diferentes áreas de la vida de la persona, o manejar los cambios que se producirán en las relaciones sociales y familiares entre otros factores.

Queda claro que una enfermedad coronaria conlleva cambios, pero también que éstos se pueden realizar, siendo muchas las estrategias que tanto la persona como su entorno puede adoptar, y muchos los apoyos que puede encontrar. Es importante seguir los consejos médicos y recurrir a la ayuda psicológica especializada si se encuentran dificultades en el camino.



 

 

 

 

 

 

 

Otros articulos que te pueden interesar
Apoyo de la psicologia a otras disciplinas
En la consulta del dentista