La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar

Sección:
Psicología Clínica

Entender el Ataque de pánico
Dña Mª Victoria Sánchez López, PIR Hospital Rodríguez Lafora. Madrid.

¿TENGO UN PROBLEMA DE  PÁNICO?

El DSM-IV-TR es un manual que recoge los criterios utilizados por psicólogos y psiquiatras de todo el mundo para diagnosticar e investigar distintos trastornos.

Estos son los criterios que propone para las crisis de pánico:

Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompaña de cuatro o más de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos:

  1. palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca
  2. sudación
  3. temblores o sacudidas
  4. sensación de ahogo o falta de aliento
  5. sensación de atragantarse
  6. opresión o malestar torácico
  7. náuseas o molestias abdominales
  8. inestabilidad, mareo o desmayo
  9. desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)
  10. miedo a perder el control o volverse loco
  11. miedo a morir
  12. parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
  13. escalofríos o sofocaciones

En el trastorno de pánico se dan crisis de pánico repetidas. Además, durante un mes se produce uno o más de los siguientes síntomas:

  1. inquietud persistente ante la posibilidad de tener más crisis
  2. preocupación por las implicaciones de la crisis o sus consecuencias
  3. cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis

¿CÓMO SE PRODUCEN LAS SENSACIONES TEMIDAS EN EL PÁNICO?

La ansiedad es una reacción normal, con la que nos ha dotado la naturaleza, para ponernos a salvo cuando nos enfrentamos a algún peligro. La crisis de pánico es una reacción automática y refleja, cuya misión es ayudarnos a sobrevivir, y que se pone en marcha cuando percibimos un peligro grave e inminente.
                      
Si tu cerebro percibe un peligro (sea real o no), empieza a funcionar el sistema de alarma, lo que provoca distintos cambios fisiológicos que ayudan al organismo a afrontar el peligro:

  1. tu cuerpo libera adrenalina y noradrenalina, que producen una sensación de nerviosismo e inquietud
  2. aumenta la frecuencia y la fuerza de los latidos del corazón. Así, tus músculos disponen de más sangre y eliminas mejor las toxinas, lo que facilitaría un posible ataque o huída
  3. hiperventilas, respirando más cantidad de aire y más deprisa, lo que también prepara el cuerpo para la lucha o la huida
  4. tu sangre se concentra en las áreas del cuerpo donde podría ser más necesaria en una situación de peligro. Al quedar menos sangre en otras zonas, por ejemplo las manos, puede haber temblor, hormigueo…
  5. tus pupilas se dilatan, lo que sirve para detectar mejor cualquier estímulo potencialmente peligroso. Esto puede hacer que percibas las cosas de forma extraña
  6. sientes miedo y tiendes a huir para ponerte a salvo

Si piensas que esas sensaciones son peligrosas, se activará aún más el sistema de alarma, lo que aumentará las sensaciones y el miedo.

En las crisis de pánico, la reacción de alarma se pone en marcha sin que exista un peligro real. Estas falsas alarmas se producen porque evalúas como peligrosas ciertas sensaciones internas, que en realidad no pueden hacerte ningún daño, y que todos podemos experimentar, de forma más o menos intensa, cuando estamos nerviosos.

CAMBIOS FÍSICOS DEL PÁNICO Y SU EXPLICACIÓN

SENSACIONES TEMIDAS

INTERPRETACIÓN CATASTRÓFICA

EXPLICACION REAL

Taquicardia

Infarto

El corazón bombea más fuerte y rápido para enviar sangre a las zonas vitales

Pérdida de sensibilidad, palidez, frío

Infarto, parálisis, tumor cerebral

La sangre se concentra en las vísceras, dejando las zonas periféricas con un riego menor

Ahogo, falta de aire

Ahogarse

Aumento de O2 en la sangre (estado contrario al ahogo)

Mareo

Desmayarse, desvanecerse

Bajada de presión arterial producida por hiperventilación

Dolor en pecho y/o brazo, pinchazos

 

 

Temblores, pinchazos, calambres

 

Infarto

 

 

 

Enfermedad, infarto, locura

Patrón anómalo de respiración (mantener pulmones demasiado llenos), tensión muscular en la zona,  posturas incorrectas prolongadas

Tensión muscular excesiva

Calor, sudor, sofoco

Enfermedad

Aumento de temperatura corporal en las zonas vitales. El organismo pone en funcionamiento el sistema de enfriamiento (glándulas sudoríparas)

Boca seca, náuseas, sensaciones estómago

Enfermedad

Descenso de la activación del sistema digestivo

Ver “lucecitas”, sensación de que la luz molesta, manchas en la visión

Volverse loco, ataque cerebral

Las pupilas se engrandecen y dilatan para aumentar la
 visión periférica

CÓMO SE PONE EN MARCHA EL CÍRCULO VICIOSO DEL PÁNICO

Si al notar alguna de esas sensaciones, piensas que significan que va a ocurrirte algo terrible (por ejemplo, que te estás volviendo loco), te pones más nervioso, y aumentan tus sensaciones (recuerda que son sensaciones típicas de la ansiedad).
Al pensar que estás en peligro, se pone en marcha tu sistema de alarma, que entre otras cosas, conlleva un aumento de las sensaciones internas. Ese aumento de sensaciones, sueles interpretarlo como “prueba” de que tu estado no es normal y de que algo malo te está pasando, con lo cual aumenta aún más tu ansiedad y las sensaciones derivadas de ella; es decir, se activa con mayor fuerza tu sistema de alarma. Así se forma la espiral o círculo vicioso, que puede acabar en una crisis de pánico.
Analizando todo esto, te darás cuenta de que las reacciones que experimentas cuando sufres una crisis de pánico son algo normal, teniendo en cuenta que en ese momento estás convencido de que te hayas en peligro, y de que las crisis las favoreces tú mismo, al interpretar como amenaza unas sensaciones normales, que se intensifican sólo en la medida en que crees que estás en peligro.

QUÉ DEBO HACER SI CREO QUE TENGO UN TRASTORNO DE PÁNICO

Sin duda, lo que debes hacer es buscar la ayuda de un profesional. Puedes hacerlo directamente acudiendo a un psicólogo o yendo primero a tu médico de atención primaria para que valore si necesitas ayuda más especializada.

OBJETIVOS EN EL TRATAMIENTO DEL PÁNICO

El objetivo principal del tratamiento es que dejes de hacer evaluaciones erróneas de peligro, para que no se active tu sistema de alarma cuando no te hallas en situación de peligro real. Esto se conseguirá rompiendo la parte del círculo vicioso que te lleva a evaluar como amenazadoras las sensaciones normales que todos notamos cuando estamos nerviosos.
Cuando aprendas a experimentar esas sensaciones, sin hacer interpretaciones catastrofistas, ya no se producirá el círculo vicioso y, por tanto, tus sensaciones de ansiedad se mantendrán en los niveles normales y deseables que experimenta cualquier persona.

 

 

 

 

 

consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente consejos consecuencias psicologicas del paro desempleo pautas afrontar saludablemente