La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

13.000 MOTIVOS. Eva Agea Pérez Psicóloga deportiva y corredora popular

En el artículo de este mes queremos recoger la experiencia vivida por uno de los psicólogos deportivos participantes en el proyecto de Apoyo Psicológico al Corredor de Maratón que desarrolla la UNED desde hace años en la Maratón de Madrid. Eva Egea participa habitualmente en maratones y medias maratones, nunca había tenido la posibilidad de vivir una competición desde el otro lado, apoyando y asesorando a los maratonianos en la pre-competición y en la post-competición. Por estos motivos, hemos querido aprovechar su experiencia en este proyecto para conocer cómo un maratoniano debe prepararse mentalmente y cuáles son los aspectos psicológicos más críticos a la hora de enfrentarse a una prueba de este tipo.

 marathon madrid


En la pasada edición del maratón de Madrid un grupo de psicólogos, alumnos y ex­ alumnos del Master de Psicología del deporte de la UNED, tuvimos la suerte de colaborar con un proyecto del que ya se ha hablado en esta revista: “Apoyo Psicológico al corredor de Maratón.”

Debo decir que lo viví con especial interés, mi experiencia como corredora de fondo me hacía tener una visión distinta del maratón a la que pude percibir. Ahora estaba al otro lado, yo no corría. Escuchaba los motivos, las ilusiones, las inquietudes que tenemos los corredores populares.

No tuvimos la oportunidad de hablar con todos y cada uno de los inscritos, pero con aquellos que lo pude hacer descubría un motivo diferente en cada uno de ellos, ¡y yo que pensaba que todos corríamos por lo mismo!.

De todas aquellas historias de entrenamientos e ilusiones cumplidas y por cumplir me emocionó una en especial:

“El viernes por la tarde a eso de las 20.00 se acercó a nuestro stand un chico con cara aniñada, pero con gesto tranquilo y la serenidad propia de los que sabe perfectamente lo que quiere y cómo conseguirlo. Como a la mayoría le hicimos rellenar el cuestionario PODIUM y los resultados que arrojó me hicieron pensar que era un corredor con varios maratones a sus espaldas. Su ansiedad y activación eran bajas; su motivación, auto-confianza y percepción de su estado físico muy alto.

Tras una breve conversación con él, me confiesa que es su primera maratón y que su motivación es tan alta porque lleva planeando la prueba año y medio. Ya se había quedado con ganas de hacerla el año anterior, pero aquel no era el año, no se había preparado lo suficiente.

Este año SÍ, había entrenado y había enfrascado todos sus recuerdos en UNO, uno por encima de todos; su amigo y colega de entrenamientos con el que compartía todas sus andanzas y confidencias deportivas y personales, moría de una forma fulminante mientras corría la media maratón de Madrid del pasado año. Aquella media maratón la corrían con un objetivo: prepararse para correr el maratón de 2006. Su ilusión se describía en una frase “CORREREMOS JUNTOS NUESTRA PRIMERA MARATÓN Y LA CORREREMOS JUNTOS”.

Lo irracional que tiene a veces la vida, hizo que sólo uno pudiera seguir entrenando, el otro chico, floreciente de vida y de ganas por superarse, ya no correría más.

La motivación que llevó a ese chico con gesto seguro a correr el maratón era esa promesa que se habían hecho los dos un año antes. Él no tenía como objetivo hacer un tiempo, ni batir una marca, su objetivo era disfrutar de cada tramo de la prueba, disfrutar de cada kilómetro, era acabar, mirar al cielo y dedicárselo a su compañero de “batallas”. Ya no entrenarían nunca más juntos, pero este maratón la correrían uno al lado del otro.

Después de escucharlo salí andando con él, sin prestar atención a mis compañeros del master que me miraban extrañados y pensando que me llevaba deberes a casa, le dije que me gustaría saber el final de su historia. No pudo ser, no lo encontré en la meta entre tantos otros, nunca le vi llegar, pero tengo la certeza de que consiguió su objetivo y miró al cielo.

Supo ordenar sus sentimientos, racionalizarlos y decidir que ya nada podía hacer por recuperar a su amigo...  que mejor que disfrutar con aquello que hacían juntos y para hacerlo estableció un objetivo final y objetivos intermedios. Estaba bien entrenado físicamente y lo sabía, pero correr una carrera tan larga como esta en la que hay tanta actividad mental, es necesario tener una gran motivación y auto-confianza. Estos dos aspectos ayudan a obtener una alta percepción del control, lo que ayuda  a que los niveles de ansiedad disminuyan significativamente.

Supo “utilizar” tres variables básicas para afrontar un reto como la maratón: motivación, auto-confianza y nivel de activación.

Espero haber podido transmitir con la misma emoción que yo viví aquel MOTIVO de entre otros 13.000.

Felicidades a todos aquellos deportistas que se esfuerzan y trabajan por cumplir sus objetivos y sus sueños.

 


 

eva egea

Otros articulos que te pueden interesar
Cohesión y rendimiento en el deporte
La concentración
El trabajo del psicólogo deportivo, entrevista a David Trueba 1ª parte
Entrevista a David Trueba 2ª parte
Los autorregistros en el deporte