La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

¿Qué puede hacer la psicología deportiva por el jugador de golf?
Pilar Balcells Carnevali, Editora y Coordinadora sección Salud Mental en el deporte

La contribución de las ciencias del deporte a la práctica deportiva es cada vez más relevante. Los distintos deportes se benefician de los estudios llevados a cabo en el campo de la fisiología, la nutrición, la biomecánica y la psicología entre otras ciencias aplicadas al esfuerzo deportivo.

El golf es uno de los deportes más técnicos que existen; la mente debe estar acorde con el cuerpo para que aflore la técnica y mejore la precisión y la efectividad de los golpes. De hecho, algunos especialistas aplican la sofrología al golf para que el deportista supere sus problemas de mal juego mediante la gimnasia mental, la distensión corporal y el autocontrol.

La competición en golf requiere que los deportistas compitan durante 4 o 5 días seguidos, en jornadas de aproximadamente 4 horas, por lo que sus niveles de concentración han de ser continuados y deben desarrollar rutinas para modificar dichos niveles.

Cada vez que nos paramos frente a pelota para ejecutar un tiro acudimos a todo lo que hemos aprendido y disponemos para jugar. Es decir, que  solo tenemos que decidir lo que queremos y confiar en nuestro cuerpo para que lo haga sin intervenir ni supervisar el movimiento.

En la competición, tenemos definidos los objetivos intermedios y el objetivo final, pero se debe trabajar los objetivos de golpes en cada uno de los hoyos, debemos decidir en cada hoyo que tipo de golpe debemos realizar, cual es el palo más adecuado, que potencia debe llevar el golpeo, etc...

El fundamento consiste en evitar que otros pensamientos se entrometan antes que comience el tiro que ya ha sido planificado. Es importante no pensar en las correcciones que estuvimos haciendo en el campo de practica, ni intentar realizarlas.

Fijado el objetivo que queremos alcanzar y el plan para lograrlo, solo queda mediante el swing de practica encontrar la sensación adecuada.

La mente debe estar totalmente ocupada en el objetivo antes de ejecutar un tiro de golf,
ocupada en lo que queremos hacer, para evitar los pensamientos intrusos que puedan debilitar o cambiar involuntariamente la atención.

Debemos conocer cual es el nivel óptimo de activación para cada golpe y trabajar dichos niveles de activación con técnicas como la relajación, el control de la respiración, detección del pensamiento, etc.

En la práctica de golf, el psicólogo deportivo debe de enseñar al jugador a crear una rutina, el objetivo de esta rutina debe ir encaminada a  que el jugador consiga en situación de competición:


- Concentración y aislamiento de las circunstancias exteriores o acontecimientos pasados.
- Elaboración de un plan de juego del golpe.
- Elección de un "objetivo" de tiro concreto.
- Cuadrarse bien al objetivo elegido.
- Relajación en la medida de lo posible de la musculatura del cuerpo.
- Adquisición de la sensación de golpe bien ejecutado.
- Conseguir la confianza de que el golpe saldrá bien.

Por ejemplo en la elección del palo:

  - Gesto de arranque. Situarnos detrás de la bola y visualizar el golpe según lo hemos definido.
- En esa misma posición, tratar de percibir la sensación del golpe tal y como lo queremos dar.
- Análisis de la trayectoria que debe seguir el golpe. Escoger un objetivo concreto, quizá lo más pequeño posible. Ejemplo, un grupo de hojas a la derecha de un "bunker", o una brizna de césped en el "green".
- Alinearnos bien al objetivo elegido (imprescindible).
- Efectuar un "swing" de prueba (sólo en el caso de que nos ayude a sentirnos más seguros)
- Relajar los brazos-hombros lo que podamos mediante balanceos cortos (si esto nos ayuda).
- Ayudados de la sensación de "toque" y algo de la relajación anterior, tratar de adquirir sensación de "ritmo".
- Confiar en que lo haremos tal y como queremos y subir el palo

La rutina es la secuencia ordenada de pensamientos y conductas que se llevan a cabo en la preparación del golpe con el fin de conseguir la adecuada predisposición mental y física para ejecutar un golpe. Cuando la rutina que realiza el jugador es correcta y está automatizada va a impedir que se "cuelen" aquellos pensamientos que en ese momento son inapropiados o irrelevantes para esa situación. Por tanto la rutina pre-golpe tiene como finalidad principal el desarrollo de toda la capacidad de concentración que tiene el jugador.  

Con la mente todo sin la mente nada.


 

 

Otros articulos que te pueden interesar
Cohesión y rendimiento en el deporte
La concentración
El trabajo del psicólogo deportivo, entrevista a David Trueba 1ª parte
Entrevista a David Trueba 2ª parte