La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

CUÁNDO LA ACTIVIDAD FÍSICA DEJA DE SE SALUDABLE (1ª Parte)
Pilar Balcells Carnevali, psicóloga y editora de la sección

Se han observado en los últimos años un incremento notable de patologías de la imagen corporal, tanto en mujeres como en varones, el excesivo culto al cuerpo que rige los modelos estéticos de nuestro tiempo rozan los consecuentes cuadros patológicos que lo acompañan, a saber: BULIMIA, ANOREXIA, ADICCIÓN A LAS CIRUGÍAS ESTÉTICAS Y VIGOREXIA etc., son algunas de las modalidades clínicas en las que se manifiestan.

En artículos anteriores tratamos la Anorexia en el deporte, este mes queremos tratar una adicción que en la actualidad esta cobrando protagonismo: LA VIGOREXIA.

El psiquiatra estadounidense Harrison G. Pope acuñó el término en 1993. Por entonces, lo bautizó como la anorexia reversa, por estar más relacionada con los varones que con las féminas. En sus últimos libros y escritos sobre el tema, prefiere hablar de Complejo de Adonis.

Las cifras ponen de manifiesto que aspirar a tener una buena musculatura no es, precisamente, un caso aislado. Un estudio del doctor Pope indica que de los nueve millones de hombres que acuden regularmente a un gimnasio en este país, algo más del 10% podría ser vigoréxico. En España, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos calcula que existen unos 700.000 casos.

La adicción al ejercicio o vigorexia o también llamado complejo de Adonis es un trastorno en el cual las personas realizan prácticas deportivas en forma continua, con un fanatismo prácticamente religioso a punto tal de poner a prueba constantemente su cuerpo sin importar las consecuencias.

Horacio Anselmi ( Entrenador de fuerza y Preparación Física de deportistas de alto rendimiento de nuestro país) opina : ” En realidad desde el punto de vista del deporte el vigoréxico a mi entender, lo que hace es disminuir su capacidad de rendimiento, lo único que le importa es entrenar del cuello para abajo, y no hay en su cabeza metas u objetivos claros desde el aspecto deportivo, sino solo el de modificar su imagen física.”

Las consecuencias  que tiene esta adicción al ejercicio son variadas y numerosas, entre ellas podemos enunciar:

  1. Problemas orgánicos y lesiones.
  2. Las desproporciones entre las partes corporales son muy frecuentes, por ejemplo, un cuerpo muy voluminoso con respecto a la cabeza.
  3. Problemas en los huesos, tendones, músculos y las articulaciones, sobre todo de los miembros inferiores, con desgarros y esguinces.

     La alimentación es otro problema muy frecuente e importante, ya que consumen muchas proteínas e hidratos de carbono y poca cantidad de grasa en un intento de favorecer el aumento de la masa muscular. Ocasionándoles muchos trastornos metabólicos.

     El uso de anabólicos es también otra consecuencia que se asocia a la vigorexia, en un intento de mejorar el rendimiento físico e incrementar el volumen de sus músculos. Con el uso de estas sustancias no se obtiene ningún beneficio, sino todo lo contrario, ya que producen muchos trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades del ciclo menstrual en las mujeres, acné, problemas cardíacos, atrofia testicular, disminución de la formación de espermatozoides y retención de líquidos, entre otros.

En el caso de los adictos al ejercicio, la compulsión los lleva a concurrir al gimnasio todos los día, varias horas, sin importar las condiciones climáticas ni corporales aunque presenten indisposiciones, sintiéndose culpables cuando no pueden asistir.

Las definiciones sobre T.O.C. que se encuentran actualmente, definen parcialmente las características de la vigorexia  

  1. De acuerdo al Manual Merck de Diagnósticos y Terapéutica. T.O.C. es un “trastorno caracterizado por la presencia de ideas y fantasías recurrentes (obsesiones) y por impulsos o acciones repetitivas (compulsiones) que el paciente reconoce como mórbidos y hacia los que siente una fuerte resistencia interna”.

-    Contempla el DSM-IV con la clasificación F42.8, EL Trastorno obsesivo-compulsivo coincidiendo, en parte, con la vigorexia : “ las obsesiones se definen por pensamientos, impulso o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos  e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos. (...)las compulsiones se definen por comportamientos o actos mentales de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente“.  

CARACTERÍSTICAS E INDICADORES SINTOMÁTICOS

- La edad afectada oscila entre los 17 a 30 -35 años.(Adolescencia y adolescencia tardía.)
- Se observa en población de clase media , y media alta.
- Distorsión severa de la imagen corporal, y obsesión por ella.(Siempre se perciben como muy pequeños, y escuálidos aunque se observe todo lo contrario).Debe tenerse en claro que hay perdida de la realidad en la percepción de la imagen corporal.
- Conducta de tipo adictiva, compulsión al entrenamiento, el gimnasio pasa a ser su segundo hogar.
- Sienten depresión, ansiedad, culpa y mal humor cuando no puede asistir a entrenar,( debido al incremento de endorfinas)
- Tendencia a la automedicación.(anabolicos, testosterona, esteroides aminoácidos, etc. muchas veces estos productos suelen ser de venta libre , o se los ofertan en los mismos gimnasio por profesionales incompetentes.)
- Modificación de la dieta (Ingestas excesivas de proteínas e hidratos de carbono, y pobres en grasas.)
- Baja autoestima.
- Periodo de incremento de casos ,época estival
- Desproporción del aspecto corporal : cabeza pequeña en relación al cuerpo voluminoso (aspecto romboidal)
- Aspecto narcisista, siempre se preocupan como engrosar sus músculos a cualquier costo ( Se observan permanentemente en el espejo sobre todo en sus sesiones de entrenamiento)
- Perdida de las relaciones sociales por su relación adictiva con el gimnasio.