La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

EL ENTRENADOR. FORMADOR DE COMPETENCIAS PSICOLÓGICAS EN LOS DEPORTISTAS
Pilar Balcells Carnevali, psicóloga y editora de la sección

El termino “coach” proviene del mundo del deporte en donde equivale al del entrenador. El papel del entrenador no se reduce a entrenar la forma física y las tácticas a llevar a cabo durante la competición sino a “extraer” lo mejor de cada jugador y del equipo como “sistema humano”.

El entrenador es un facilitador de aprendizaje que posibilita actividades y planteamientos de aprendizaje difíciles de desarrollar autónomamente por los deportistas.

Las competencias de un entrenador deben ser:

  • Visión inspiradora y triunfadora. No trabajar en el presente sino pensando en el medio y largo plazo.
  • Capacidad de trabajar sistemáticamente en base a un programa predefinido.
  • Liderar a través del ejemplo. Estein decia : “El ejemplo no es la mejor manera de educar, es la única.”
  • Capacidad para captar, desarrollar y retener talentos.
  • Disciplina y compromiso.
  • Capacidad para hacer creer al equipo o deportista de sus capacidades y posibilidades de desarrollo.
  • Capacidad para impulsar la autoestima tanto individual como colectiva.

Ha de ser responsables de sus actuaciones y de los resultados, entendiendo el concepto de responsable como el compromiso con los resultados del otro.

La formación del entrenador o técnico deportivo hay que considerarla de una manera tridimensional: como Ser persona, que además se relaciona, como Ser social y como Ser técnico. Ninguna de estas tres facetas puede ignorarse.

Las investigaciones desarrolladas recientemente sobre el entrenador deportivo han sido diversas, centrándose fundamentalmente en la descripción y conocimiento de la actuación del entrenador, la comparación de entrenadores con diferente nivel de desarrollo y formación, o la aplicación de diferentes programas formativos.

La importancia concedida al entrenador deportivo ha ido incrementándose progresivamente durante las últimas décadas y sin duda, la labor educativa, formativa y optimizadora del rendimiento asignada a este profesional, ha contribuido decisivamente a este hecho.

Uno de los aspectos importantes en la formación del entrenador es llegar a conocer mejor a los jugadores de la plantilla, cómo saber ajustarse a los diferentes tipos de personalidad que existen en el equipo. Debemos tener presente que una de las claves del buen entrenamiento es la capacidad del entrenador para manejar el comportamiento interpersonal, que complemente una buena preparación física, técnica o táctica. Si dejamos sin atender los ámbitos humanísticos del grupo, los problemas del grupo pueden llegar a generar carencias en el rendimiento general. Podemos ver ejemplos de esto a diario en la prensa deportiva y en las crónicas de deporte.

Hemos de tener presente que no existen reglas fijas en cuanto a los modelos de intervención con los jugadores, y mientras que para un entrenador un jugador puede resultar conflictivo, para otro éste mismo se puede ajustar perfectamente a su esquema de equipo. Debemos establecer para ello, controles para impedir que los rasgos individuales de los jugadores se convierten en una fuerza negativa dentro del funcionamiento regular del equipo.

Entre los problemas que habitualmente surgen en la práctica deportiva y que deben resolverse gracias al entrenamiento se encuentran los siguientes:

a) La complejidad de la propia actividad deportiva: Existen una serie de características de la propia práctica deportiva, que inciden claramente en su complejidad:
- El número elevado de jugadores que intervienen en cada equipo, con las características físicas, técnicas, tácticas y psicológicas de cada uno de ellos.
- La duración y las diferentes formas que se contemplan en la competición a la vez, al estar dependiendo de diferentes sistemas organizativos (liga de competición regular, eliminatorias, fases de promoción, etc...) que dificultan la sistematización de periodos concretos de descanso y actividad.
- La dependencia de los sistemas de preparación y resultados de los equipos contrarios, que influirán en nuestra propia preparación. No todos los equipos siguen los mismos ciclos de entrenamiento, ni se encuentran en el mismo nivel de rendimiento a la vez. Los propios resultados hacen que el nivel de preparación de un equipo parezca superior o inferior al real, ya que hay factores que influyen positivamente o negativamente en su rendimiento
- Aquellos factores ajenos a la propia competición como son los generados por los problemas externos a la plantilla anta situaciones como: la demanda de mejores resultados por parte de los socios, con su reflejo en los medios de comunicación; el cambio de entrenador; problemas económicos en el club, incumplimiento de los contratos de los jugadores, etc...
b) La diversidad de situaciones por las que pasa un equipo exige una Planificación Flexible.

Concepto de Planificación
Según el Diccionario de Ciencias de la Educación, planificar es: el proceso que debemos seguir para alcanzar objetivos concretos en unos plazos determinados. Objetivos a corto, medio y largo plazo; debiendo establecer unos contenidos secuenciados que favorezcan unos aprendizajes concretos a nivel: físico, técnico, táctico y psicológico.
La puesta en marcha el proceso de planificación, exige: partir de una evaluación previa de las capacidades del sujeto; establecer unos objetivos con una secuenciación temporal; diseñar un programa racional de actividades; determinar unos medios de control; ejecutar el plan de acción previamente diseñado y evaluar el resultado final del proceso. Concretamente es necesario conocer algunos aspectos relacionados con el trabajo por el que pasó el equipo en años precedentes.
Según García Manso (1996) los pasos a seguir pueden ser los siguientes:

    • Conocer el nivel de rendimiento de la temporada anterior.
    • Conocer el nivel de cumplimiento de los objetivos marcados.
    • Conocer el nivel de entrenamiento realizado.
    • Conocer el perfil condicional del deportista.
    • Conocer los resultados de que se dispone.

Al analizar estos datos podemos llegar a determinar las causas que provocaron el rendimiento del equipo en la temporada anterior, y comenzar a delimitar las vías por las que debe desarrollarse el trabajo para el presente año.
El entrenamiento deberá ser considerado un proceso organizado, de larga duración, cuyo objetivo es el desarrollo de las aptitudes del individuo y su mantenimiento a lo largo del tiempo.
En definitiva, el entrenador es una herramienta utilizada para el autodesarrollo. Es una ayuda externa que aplica conocimientos y capacidades al deportista para su desarrollo.


Pilar Balcells