La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar


Sección:
Salud Mental en el Deporte

COHESIÓN Y RENDIMIENTO.
Pilar Balcells Carnevali, Editora y Coordinadora sección Salud Mental en el deporte

“Los equipos más eficientes son aquellos en los que existe una gran cohesión entre sus miembros.”

En el articulo de este mes queremos conocer como el rendimiento deportivo puede estar altamente relacionado con la cohesión del grupo.

Entendemos por grupo una pluralidad de individuos que se relacionan entre sí, con un cierto grado de interdependencia, y que dirigen su esfuerzo a la consecución de un objetivo común con la convicción de que juntos pueden alcanzar este objetivo mejor que individualmente, y entendemos la cohesión como la esencia del grupo.

No habría equipo sin cohesión, sino simplemente tendríamos un cúmulo de personas sin más, sin sentido ni dirección, ni propósito.

La cohesión puede hacerse y deshacerse, no es estática, no es para siempre,.... hay que trabajarla y detectar cualquier fisura que pueda hacer perder el equilibrio dentro del equipo.

La cohesión depende del:

 

  • Tamaño del equipo
  • Su composión
  • El carisma de su líder
  • Los objetivos
  • El ambiente de trabajo, y
  • El éxito

Existe una cohesión orientada a la tarea, donde el equipo dirige su esfuerzo para conseguir un objetivo común y una orientada a aspectos más sociales, grado de inter-relación del equipo tras la realización de la actividad deportiva.

Son varios los trabajos que han profundizado en este tema, procurando dar respuesta a la existencia de una relación directa entre cohesión de grupo y aumento de rendimiento (Carron y Dennis, 2001; Anhsel, 2003; Gill, 2002; etc.). En muchos de ellos, efectivamente, se ve una relación entre la cohesión orientada a la tarea y el aumento de rendimiento, aunque existe una relación circular con el resultado de éxito de la tarea.

Todo esto, ha hecho que se desarrollen instrumentos que nos permiten medir la cohesión del grupo, de forma que podamos conocer en que nivel se encuentra el equipo, prevenir posibles problemas y solucionar los existentes.

Los instrumentos más utilizados actualmente son : los cuestionarios y los sociogramas.

Los primeros cuestionarios adaptados al deporte datan de 1971, Martens y Peterson construyeron el SCQ (Cuestionario de cohesión en el deporte), posteriormente se han ido desarrollado diferentes herramientas, siendo en la actualidad el cuestionario más utilizado el Cuestionario de Entorno de Grupo de Carron, Widemeyer y Brawley, (adaptado y validado en España en 2002).
En cuanto a los sociogramas, tienen una ventaja sobre los cuestionarios, ya que muestran cuales son las relaciones entre cada uno de los miembros del equipo. Este método consiste en recoger datos de todos los integrantes del grupo, por medio de preguntas que hacen alusión a situaciones concretas, (p.e. ante un viaje en coche ¿Con que compañeros preferirías ir? ¿Con quien no te gustaría ir?).

Uno de los aspectos que dan validez a este método es que las contestaciones sean confidenciales y sinceras, por lo que se aconseja que sea el psicólogo deportivo quien realice este tipo de evaluación.

Una vez recogidos todos los resultados, se realiza una matriz de elecciones y rechazos. A partir de dicha matriz podemos realizar un análisis de los datos obtenidos, centrándonos fundamentalmente en las elecciones reciprocas y los rechazos recíprocos.

A través de esta matriz podremos conocer el grado de cohesión, ya que cuantas más elecciones reciprocas se den en nuestro sociograma, querrá decir que existe más cohesión, mientras que cuantos más rechazos recíprocos existan, puede estar formándose sub-grupos, rechazos, es decir, situaciones que no facilitan la cohesión.

El sociograma como hemos visto, nos da bastante información sobre la situación del equipo. Para que la información que nos proporciona sea realmente valida, el grupo tiene que haber estado juntos al menos durante un periodo de tiempo determinado; esto hace que no es una herramienta fiable si la aplicamos al principio de temporada.

Para el inicio de la competición, deberemos utilizar otras técnicas más adaptadas al momento de la competición en el que nos encontramos, y estas son la observación y la entrevista.

La observación es un método que puede ser realizado por el entrenador, aunque es posible que su trabajo en dirección, entrenamiento táctico y técnico, etc. , no le permita obtener toda la información deseada, por lo que, el apoyo del psicólogo deportivo en este cometido, le facilitará tener información de primera mano, por medio de un profesional habituado a la técnica de la observación.

Tanto la observación como la entrevista individual deben de ser herramientas del psicólogo deportivo con las que poder obtener información respecto a la situación de cohesión del equipo.

Hemos hablado de las herramientas con las que podemos conocer el estado de cohesión del grupo, pero igual de importante que es saber como se encuentra, es dominar las estrategias para trabajar y mejorar la cohesión.

Existen numerosas formas de trabajar la cohesión, por ejemplo:

  • Definir claramente el papel de cada jugador y explicarle la importancia de su rol dentro del equipo.
  • Definir lo objetivos con claridad, tanto del equipo como a nivel individual.
  • Tener una comunicación clara y fluida.
  • Establecer reuniones en diferentes momentos de la temporada, etc.

Junto a estas estrategias de trabajo que podemos llevar a cabo, las dinámicas de grupo, los brainstorming, role-playing, etc. son métodos que deben ser dirigidos por psicólogos deportivos, ya que aunque su aplicación puede ser percibida como sencilla, su realización, definición de objetivos, dirección y análisis conlleva la necesidad de su conocimiento y dominio en su aplicación.

Como hemos venido repitiendo en los diferentes artículos de nuestra revista, para un equipo deportivo debe tener la misma importancia que los aspectos físicos o técnicos, los aspectos psicológicos. Aspectos tales como la comunicación, el liderazgo o la cohesión.

El papel del entrenador debe ser claro para los jugadores y por ello, el trabajo de estos aspectos debe de ser realizado por profesionales de la psicología del deporte, aunque, por supuesto el entrenador debe de utilizar las estrategias necesarias para ayudar y potenciar estos aspectos psicológicos.

Conseguir el éxito depende en gran medida de tener un buen nivel de comunicación, que genere un grupo cohesionado, en el que exista un líder que fortalezca esa cohesión.


 

 

Otros articulos que te pueden interesar
La concentración
El trabajo del psicólogo deportivo, entrevista a David Trueba 1ª parte
Entrevista a David Trueba 2ª parte