La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Psiquiatría


Entrando a fondo en la depresión: síntomas y subtipos Dra Ana Gálvez. Hospital R. Lafora. Madrid

Comenzamos a entrar a fondo en la depresión presentando sus síntomas y algunos subtipos de esta enfermedad, de cara a poder reconocerla. En la próxima entrega responderemos a las preguntas más frecuentes que se plantean en la consulta sobre su tratamiento farmacológico.

Según la OMS la depresión es uno de los diagnósticos psiquiátricos más prevalentes entre los pacientes que acuden a un Centro de Salud. Un 10% de estos pacientes presentan trastornos depresivos y un 5% depresión mayor o severa.
Por tanto, es bastante posible que nosotros o personas de nuestro entorno sufran un episodio depresivo al menos una vez a lo largo de la vida. De ahí la gran importancia de saber reconocer cuándo se presenta y estar informados de qué debemos hacer.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
La depresión se define como un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza fundamentalmente por sentimientos de tristeza, desesperanza e infelicidad; junto a una disminución de la energía vital y un desentendimiento en mayor o menor medida del entorno.
No debemos confundir la depresión con estados pasajeros de tristeza. A lo largo de la vida múltiples situaciones nos causan aflicción o dolor: la muerte de un ser querido, una ruptura sentimental... dan lugar a reacciones no patológicas de tristeza. Estas situaciones no deben medicalizarse, es decir, debemos intentar superarlas buscando el apoyo de los amigos y la familia y no con psicofármacos. Sólo en caso de que estas reacciones se perpetúen en el tiempo o tengan una gran intensidad se debe acudir a la consulta de un profesional.

¿CÓMO RECONOCER LA DEPRESIÓN?
Como cualquier enfermedad presenta síntomas y signos, ya sea en la esfera psíquica ya sea en el plano físico. Estos son:
+ Estado de ánimo o humor depresivo. El paciente está triste la mayor parte del día
+ Incapacidad de sentir placer y perdida de interés por actividades que el enfermo solía disfrutar.
+ Falta de energía y marcada astenia física y psíquica. En ocasiones, la persona está muy activa físicamente y ansiosa e intranquila
+ Sentimientos de vacío ("siento que no siento nada"), culpa, infravaloración, baja autoestima o
ruína. A veces pensamientos hipocondríacos con temor a perder la salud.
+ Enlentecimiento del pensamiento, falta de concentración y memoria. Incapacidad para tomar
decisiones.
+ Insomnio en la última parte de la noche, despiertan precozmente o menos frecuentemente
aumenta el tiempo de sueño sin que este sea reparador.
+ Pérdida del apetito con pérdida de peso, las menos veces aumento de la ingesta alimenticia con aumento de peso
+ Disminución del deseo sexual.
+ Malestares físicos de origen psíquico como cefalea, nauseas, estreñimiento, dolores musculares. Son típicas las molestias gastrointestinales.
+ Ideas de suicidio e incluso intentos o consumación del acto.
Podemos añadir que en general la persona que padece depresión presenta un aspecto descuidado, tiene tendencia al llanto. Disminuye mucho su expresividad verbal y no verbal. Se muestra poco comunicativo. Se magnifica la dificultad para interactuar con los demás.

¿SON TODAS LAS DEPRESIONES IGUALES?
No. Hasta ahora hemos descrito la gran variedad de síntomas que existen y en su manera mas grave, pero no siempre se presentan todos los síntomas, ni lo hacen con la misma intensidad ni durante el mismo tiempo.
Depresión mayor
Se diagnostica cuando se dan varios episodios depresivos mayores, que consisten en una pérdida de interés o capacidad para sentir placer durante al menos 2 semanas acompañado de al menos 4 síntomas de los siguientes: cambio de apetito o peso, alteraciones del sueño o actividad psicomotora, falta de energía, sentimientos de infravaloración o culpa, dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones y pensamientos recurrentes de muerte o ideación, planes o intentos suicidas. Estos síntomas interfieren con gran fuerza en la vida del individuo.
Distimia
La distimia incluye síntomas depresivos a largo plazo (al menos 2 años). Los síntomas son menos graves, no incapacitan tanto; sin embargo impiden el bienestar de la persona.
Depresión en el contexto del trastorno bipolar
El trastorno bipolar o enfermedad maniaco-depresiva se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión).
Cuando la persona esta en fase depresiva padecerá algunos o todos los síntomas de los que hemos hablado. Cuando el enfermo está en la fase maníaca, se encuentra hiperactivo, habla excesivamente, y siente tener gran cantidad de energía. Puede tener proyectos grandiosos, tomar decisiones de negocios descabelladas, involucrarse en gran cantidad de fantasías y aventuras románticas o gastar todo su dinero.

 

 

 

Otros articulos que te pueden interesar
La depresión, ¿cómo se trata?, entrevista Juan de Dios Molina
Introducción a los trastornos de ansiedad
Toma de decisiones
La personalidad