La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Psiquiatría


INTRODUCIENDO LOS DIFERENTES TIPOS DE TRASTORNOS DE ANSIEDAD
Autora: Dra Silvia de Pablo. Hospital R. Lafora. Madrid

Los trastornos de ansiedad son el grupo de trastornos psiquiátricos más frecuente en la población general, con una prevalencia (frecuencia de casos en población general) de alrededor del 14%.

La ansiedad es un estado de alerta normal ante situaciones de peligro. Es la emoción que nos hace huir o luchar y, cuando es moderada, facilita la concentración y la afrontación de desafíos. Éste estado se acompaña de cambios físicos como aumentos de la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la respiración y la tensión muscular, asociados en algunos casos a sudoración, temblores, náuseas, vómitos, diarrea y aumento de la necesidad de micción.

Los trastornos de ansiedad consisten en la activación excesiva de éste mecanismo protector ante situaciones que entrañan poco o incluso ningún peligro. Éste miedo irracional produce sufrimiento e interfiere en las actividades de quién lo padece, provocándole inseguridad, aprensión y sensación de pérdida de control.

Se distinguen varios tipos de trastorno de ansiedad: en el trastorno por ansiedad generalizada el individuo se encuentra en un estado de preocupación permanente, mientras que en los trastornos fóbicos (fobia simple, fobia social y agorafobia) la ansiedad se dispara de forma episódica cuando la persona se enfrenta al objeto o a la situación que teme, incluso puede darse de forma anticipatoria. Las crisis de angustia son sensaciones repentinas e intensas de miedo que no se deben a un desencadenante concreto. Otro de los tipos de trastorno de ansiedad es el trastorno obsesivo compulsivo, caracterizado por la presencia de pensamientos, recurrentes y persistentes, absurdos a los ojos del propio paciente pero que no alcanza a controlar, acompañados de actos voluntarios que siente necesarios pese a saberlos carentes de sentido. Por último, el trastorno por estrés postraumático, es la reacción a un acontecimiento vital grave (violación, atentado…) que cursa con reexperimentación del suceso con recuerdos y pesadillas con repercusiones psicológicas.

El objetivo del tratamiento es la reducción de síntomas físicos y psíquicos, prevención de recaídas y, por tanto, la mejora de la calidad de vida. El abordaje de estos pacientes comprende la asociación de tratamiento farmacológico y psicoterápico. Disponemos de diferente medicación según el tipo y la agudeza de los síntomas. Los fármacos empleados fundamentalmente son las benzodiacepinas y los antidepresivos, aunque en algunos trastornos como la fobia social son útiles los betabloqueantes (estos tratamientos serán abordados próximamente en esta sección). Tampoco queremos finalizar sin dejar de anticipar que, y como ya iremos viendo en próximos artículos, ante un caso de ansiedad es necesaria en primer lugar, una evaluación exhaustiva por un profesional que descarte otras enfermedades médicas que pueden causar ansiedad entre sus síntomas -como por ejemplo el hipertiroidismo- .

Para más información:

Si quieres profundizar sobre este y otros temas de psiquiatría http:// www.juandediosmolina.com


Otra bibliografía de interés
Molina, JD y Andrade, C. Psiquiatría de Cabecera. Manual para la Práctica Psiquiátrica en Atención Primaria. Madrid:Editorial Aula Médica; 2003. p 123-173.
Vallejo Ruiloba J. Introducción a la psicopatología y la psiquiatría.4aed. Barcelona:Masson; 1998.p.401-415.
Gorman JM.Treatment of generalized anxiety disorder. J Clin Psychiatry. 2002;63 Suppl 8:17-23.