salus mental
La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Rehabilitación Psicosocial

LA MALA PRENSA DE LA ESQUIZOFRENIA
Julio Hernández Zamora. Técnico en Integración Social. Equipo de Apoyo Social Comunitario de Colmenar Viejo
.

1. f. Med. Grupo de enfermedades mentales correspondientes a la antigua demencia precoz, que se declaran hacia la pubertad y se caracterizan por una disociación específica de las funciones psíquicas, que conduce, en los casos graves, a una demencia incurable.
DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA - Vigésima segunda edición.

Trastorno, alienación, demencia, enajenación, locura, manía, paranoia, psicosis.
Sinónimos.org

A pesar de lo mucho que se ha escrito; esquizofrénico sigue siendo un temor y un insulto. Sin ir más lejos, esquizofrénico fue una de las perlas que le dedicaron a Zapatero la pasada legislatura tanto la oposición, como su prensa . Esquizofrénico es el modo elegante de llamarte LOCO, y un “efecto llamada” para que de una noticia cualquiera sobre la esquizofrenia, surjan como hongos tras la lluvia casos que explotar en la prensa, en la tele y en la radio. Casos como el del parricida de Santomera (Murcia), el pasado lunes 14 de abril . Casos en que el esquizofrénico abusa sexualmente , agrede o mata a un desconocido o un familiar. Noticias que crean opinión, opiniones que generan estados de ánimo, y estados de ánimo que se convierten en hechos (infundados, generalmente) y que terminan convirtiéndose en creencias colectivas. Entonces los esquizofrénicos dejan de ser humanos. Se convierten en animales.
La esquizofrenia es una enfermedad que afecta a las personas a niveles psíquicos, físicos y sociales, y cómo se explica en la página web de la University of Texas Healt Science Center at Houston, Entendiendo la Esquizofrenia : Define un grupo de trastornos que producen distorsión en los pensamientos y en la percepción. Pero no solo distorsiona la percepción del enfermo. La ignorancia a cerca de las causas, el curso y los mitos tejidos en torno a la enfermedad mental en general, contribuyen a que en la mente de la población el loco, el esquizofrénico sea un gran desconocido con muy mala prensa.
Mito
"Las personas con esquizofrenia son violentas"
Ser violento es una de las tantas conductas del ser humano, al igual que ser altruista o solidario. Y conducta como tal, puede ser impredecible. Nadie nace pacífico o agresivo; en muchos casos la violencia en el carácter la imprime el entorno que rodea a las personas; entornos en muchos casos, de marginalidad social. La violencia ni es un síntoma de la esquizofrenia, ni es un común denominador entre las personas que sufren de este trastorno. De hecho en España solo el 3% de las personas que padecen esquizofrenia comente delitos y en la mayoría de los casos se debe a que no está siguiendo un tratamiento médico adecuado, a que presentan conductas de consumos de alcohol, estupefacientes o una combinación de estos tres factores. Por el contrario, las personas con esquizofrenia temen en muchas ocasiones ser víctimas de violencia hacia ellas mismas, no solo intentos autolíticos, sino violencia por parte de la sociedad. Al desconocimiento sobre la enfermedad se unen la incomprensión y lo llamativo de sus actos: “…tienden a estigmatizar socialmente la esquizofrenia”, una enfermedad que, “tiene una imagen ante la sociedad que no es real”, en opinión del jefe de Psiquiatría del Hospital Vall de Hebrón, Miguel Casas Brugué . Esto, en no pocos casos, desemboca en actitudes de temor, discriminación y actos violentos hacia este sector de la población.
Soluciones
A las tan manidas, de dar una información veraz y ajustada sobre la enfermedad, debe seguir una labor de concienciación ciudadana a través de intervenciones comunitarias con los enfermos mentales. Normalizar su situación en el entorno de la persona con enfermedad mental no solo es allanar un camino en su autoestima, y recuperación, es apoyarle en reconquistar y preservar su espacio en la sociedad. Pero la magia en el trabajo con personas con enfermedad mental no sirve. Los cambios no son espontáneos, es necesaria la voluntad de las administraciones del Estado y las Comunidades Autónomas con campañas de sensibilización ciudadanas, programas de rehabilitación y ocio, y alternativas para apartar de las diversas situaciones de marginalidad en que se encuentra una parte considerable de la población con enfermedad mental, y destinar recursos económicos a la investigación y la creación de centros (Miniresidencias, CRPS, CRL, CD, UBH y Centros de la Sanidad) de carácter públicos. En cuanto a la transmisión de noticias, debería instaurase una ética en las que expresiones como locura, manía y paranoia, no signifiquen insultos, que las noticias reflejen la realidad de la persona con esquizofrenia, y se destierren interpretaciones y mitos que solo conducen al mantenimiento del estigma social  que acompaña a estos enfermos

salud mental