La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Sexología


JUGAR A DISFRUTAR: LOS JUGUETES SEXUALES
Marta Iañez, educadora social
y Violeta Serrano, terapeuta ocupacional

 "La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad; es creación y osadía", Eugene Ionesco

La sexualidad es un concepto que enmarca muchos aspectos de la persona, entre los que se incluye el acto sexual en sí mismo. Las palabras, los susurros, las caricias, las miradas, el humor o la fantasía,  forman parte de este clímax, sin embargo, pueden no ser los únicos protagonistas de este momento. A veces, complementarlos con el uso de determinados juguetes puede ser otra opción. Los consoladores, los vibradores y aceites de sabores, son sólo algunos de los accesorios que podemos encontrar en tiendas especializadas.

Los ahora llamados juguetes sexuales han ido pasando a lo largo de la historia por distintas etapas existen documentos que datan de hace 2500años que ya relatan como en las civilizaciones egipcia, griega y romana, se utilizaban  los consoladores, que ha derivado en el vibrador, más modernos y necesitados de energías que antiguamente no existían, como la electricidad o las baterías.

Ya a finales del siglo XIX, el vibrador fue utilizado como remedio médico a lo que se diagnosticó como “histeria femenina” Fue a mediados del siglo XX cuando los consoladores y vibradores se comenzaron a comercializar con un fin placentero, evolucionando en aspecto y utilidad hasta la actualidad, cuando podemos encontrar aparatos cuyo fin es el disfrute del sexo y la complementariedad a determinadas prácticas sexuales.

Si entendemos la sexualidad como una parte de la persona que hay que cultivar y desarrollar, estaríamos trasmitiendo la importancia del conocimiento del propio cuerpo y del ajeno, del probar, del sentir y del experimentar, solo entonces se nos abrirá un universo de posibilidades, que nos facilitará el uso de determinados juguetes, siempre desde la libertad personal y de la pareja.

No podemos olvidar que las relaciones íntimas han de disfrutarse desde la intimidad y por tanto, cada persona tendría que poder hacer lo que considerase oportuno siempre que no sea nocivo para el mismo o para su pareja, partiendo de esta premisa, cualquier juego que se realice puede ser válido.

Así  los juegos podrán  ser utilizados por cualquier persona, ya sea para un disfrute personal o compartido, tanto por parejas heterosexuales como homosexuales. Existe una amplia gama de complementos que pueden ser utilizados tanto por el hombre como por la mujer, entre los que se podrían encontrar los consoladores, vibradores, bolas vaginales-anales, anillos con y sin vibrador, películas, revistas, aceites, cremas…y un largo etcétera. Todos estos artículos se pueden encontrar en las tiendas de los sex-shop

Entorno a la sexualidad siempre han existido mitos y tabúes que solo acrecentan las dudas e incluso pueden llegar ha impedir el desarrollo de una sexualidad plena y satisfactoria, surgiendo así preguntas del tipo, y..¿por qué razón tengo que utilizar estos aparatos si a mi no me hacen falta? ¿Qué pensará de mí, mi pareja si le propongo utilizar un juguete sexual?, ¿Estoy obsesionado/a con el sexo por utilizar o plantearme utilizar juguetes sexuales? Estás dudas pueden estar relacionadas con los valores que la persona haya recibido a lo largo de su vida, un excesivo pudor formaría parte de los mismos, perder el miedo ha expresar nuestra sexualidad debería ser un ejercicio imprescindible para poder desarrollar una visión positiva de esta.

Las razones para el uso de juguetes sexuales pueden ser diversas y todas válidas, la importancia radica en como la persona integra estos juguetes en su vida sexual, ya sean entendiéndolos como supletorios o complementarios a la práctica sexual, y con los que podamos crear situaciones en las que se disfrute de una manera sana y sin tabúes, con  nosotros mismos o con nuestra pareja.

"El sexo forma parte de la naturaleza. y yo me llevo de maravilla con la naturaleza", Marilyn Monroe

Salud MEntal

 

 

 

Otros articulos que te pueden interesar
La eyaculación precoz
¿Sabemos tanto de sexo cómo pensamos?
La excitación sexual
La personalidad
¿Qué es el amor?