La Revista de la Salud Mental
Conoce todos los caminos que conducen al bienestar



Sección:
Sexología


CREENCIAS DESADAPTATIVAS EN LAS DISFUNCIONES SEXUALES
Enma Mendoza García, Psicóloga. Editora y coordinadora de la sección

Los problemas sexuales están asociados a menudo con pensamientos y sentimientos negativos en general hacía el sexo, hacía uno mismo y hacía la pareja. Otros de los temores que se han encontrado son :

  1. perder el control
  2. miedo a desmayarse
  3. aumento de la vulnerabilidad.

Hay muchos mitos sexuales que van acompañando a las disfunciones sexuales específicas.
Ejemplo: Un hombre que tenía problemas de erección interpretaba que su dificulta para conseguir la erección o mantener la erección es una señal de que era homosexual.

La mayoría de los casos de trastornos de erección se producen por unos pensamientos que interfieren en las relaciones sexuales. Dichos pensamientos pueden ser :

  1. Preocupaciones sobre la firmeza de su erección
  2. Imagen de enfado de la pareja
  3. Y sentimientos de ansiedad y depresión.

Comparando estos pensamientos con los de un hombre sin disfunciones sexuales, sus
pensamientos se centras en conductas de seducción en la anticipación de la excitación y el placer y en partes de su cuerpo y del de su pareja.

Los pensamientos pueden facilitar la sexualidad o inhibirla. Es importante hacerle al paciente recordar pensamientos positivos que tenían cuando sus relaciones sexuales eran satisfactorias. Es importante el ver que tipo de pensamientos tiene la pareja sobre las disfunciones, en el caso anterior de problemas de erección la mujer puede tener pensamientos negativos como :

            -    No ser atractiva para él
            -    Que ya no la quiere
            -    Que tenga una aventura…

Existen mitos culturales ampliamente extendidos que pueden deteriorar el funcionamiento sexual saludable y disminuir la satisfacción sexual. Con respecto a la sexualidad masculina, se identifica 20 mitos que muchos hombres y mujeres tienen:

1- Un hombre de verdad se comporta bien en el acto sexual.
2- El sexo se centra en un pene erecto y lo que se hace con él.
3- Un hombre debe hace temblar la tierra bajo los pies de su pareja.
4- Un verdadero acto sexual requiere del orgasmo
5- Los hombres no tienen que escuchar a las mujeres durante el acto sexual.
6- Un buen acto sexual es espontáneo, sin planificarse y sin hablarlo.
7- Los hombres de verdad no tienen problemas sexuales.
8- El hombre siempre esta dispuesto para el acto sexual.
9- Un hombre de verdad no se detiene en cosas blandengues como los
              sentimientos y la  comunicación.
10- Somos personas liberadas que nos sentimos muy tranquilos con el sexo.
11- Un hombre no debe expresar sus sentimientos a su pareja sexual.
12- El hombre siempre se excita cuando se encuentra en una situación sexual.Por
      lo tanto , Si en una situación que socialmente se ha señalado como sexual, no                      
      se excite, es que es anormal o no “funciona”.
13- El sexo requiere una buena erección(cuanto mayor mejor). El hombre que no
      consiga buenas erecciones no tiene capacidad sexual y jamás será un
      compañero sexual adecuado.
14- Un pene pequeño, en especial si sigue resultando pequeño tras la erección,
      no será capaz de proporcionar placer a la mujer. Son necesario penes cuanto
      más grandes mejor.
15- Cuando un hombre tiene una erección es perjudicial no usarla para tener
      rápidamente un orgasmo.
16- La masturbación es físicamente dañina y moralmente sucia y destructora  
      para   quien la practica.
17- Todo hombre ha de saber cómo dar placer a una mujer, incluso desde la
      primera relación.
18- El sexo sólo debe suceder por iniciativa del hombre.
19- El hombre siempre debe llevar la voz cantante en el sexo.
20- Las mujeres siempre esperan que el hombre les proporcione un orgasmo
      cada vez que  llevan a cabo una interacción.

Estos mitos pueden afectar mucho en el funcionamiento ya la satisfacción sexual de la pareja cuando ambos los comparten. Existen otros tipos de mitos, por ejemplo entre los pacientes mayores existe la creencia de que los preámbulos amorosos son para los jóvenes y que el coito es la única forma verdadera de sexo.

Por eso el dar información a los pacientes puede ser el procedimiento más frecuente de la terapia sexual. Además muchos pacientes acuden a consulta con pensamientos mágicos sobre curas “milagrosas”. La mayoría de los pacientes se han visto influidos por los medios de comunicación sobre las proezas sexuales y experiencias eróticas nuevas.

No solamente tiene mitos sexuales lo hombres, existen también en las mujeres como por ejemplo:

-Cualquier mujer que lleva la iniciativa en  las relaciones sexuales o en el sexo
  en general es inmoral.
-No deben llevarse a cabo relaciones sexuales cuando la mujer está menstruando,
 dado que puede haber peligro de infección o contaminación .
-Durante el periodo menstrual la mujer se ve  afectada psíquicamente de forma
 negativa, por  lo que no es conveniente llevar a cabo relaciones sexuales.

Y en la relación sexual  mitos como:

-Sexo o cualquier otra cosa quiere decir coito. Cualquier otra que no sea coito no
  cuenta.
-Todos los contactos físicos deben estar orientados al coito.
-Ni el hombre ni la mujer pueden decir nunca que  “NO” al sexo.
-El sexo debe ser siempre natural y espontáneo: pensar, hablar o leer acerca de él
  estropea esta espontaneidad y en consecuencia dificulta el disfrutar el sexo.
-Es un error tener fantasías sexuales durante las relaciones sexuales y más
  durante el coito.
-En la relación sexual cada uno conoce instintivamente lo que su pareja piense o
 quiere.
-Una buena relación requiere un orgasmo.
-El sexo sólo es realmente bueno si los dos llegan al orgasmo a la vez, de forma
 conjunta.
-Si el sexo funciona bien, entonces irá bien la relación de pareja.
-Existen ciertas reglas absolutas y universales  acerca de lo que es “normal” y
 “anormal” en el sexo.

Es por todo este tipo de creencias y pensamientos, como pueden estar interfiriendo en nuestros problemas sexuales y la necesidad de acudir a un especialista.